Home » Press-releases » ¿Son seguros los “juguetes inteligentes” para tu hijo?

¿Son seguros los “juguetes inteligentes” para tu hijo?

IoT
 

Por Ian Kilpatrick, EVP Cyber Security de Nuvias Group

 

Los “juguetes inteligentes” pueden resultar muy divertidos para nuestros hijos gracias a la serie de elementos interactivos que poseen. Pero ¿pueden ser estos juguetes peligrosos para ellos? Atendiendo a su nivel básico de seguridad, se pueden “piratear” con gran facilidad. Lazar este tipo de juguetes al mercado para satisfacer la creciente demanda tecnológica en cualquier tipo de dispositivo, es una de las principales consideraciones que emplean estos fabricantes y elementos como su seguridad, como todos sabemos en relación con otros dispositivos inteligentes, parece no ser un requisito primordial para estas empresas. Asimismo, señalar que resulta curioso que el propio mercado parece no exigirlo y por ahora, sus fabricantes no se plantean este tema previo a su proceso de comercialización.

No obstante, este problema es mucho más profundo que simplemente la posibilidad de que el dispositivo sea pirateado, aunque obviamente sea importante. Muchas de estos dispositivos estrechan una relación basada en la información entre los padres o los niños y el propio fabricante. A menudo, estos últimos solicitan información de carácter intrusivo desde el principio. Por ejemplo, un gran número de “juguetes inteligentes” requieren detalles de los padres, direcciones de correo electrónico, contraseñas, nombre del niño, edad, sexo, colores favoritos, etc.

Aunque puede resultar interesante ya que pueden servir para mejorar sus funcionalidades, también resultan ser una aterradora herramienta para obtener una gran cantidad de datos, no sólo la de los padres sino también la de nuestros propios hijos.

En algunos casos, los fabricantes procesan los datos o las llamadas a través de ellos mismos. Si los datos pirateados incluyen direcciones, nombres, edades y mensajes, resulta inquietante pensar qué uso se le pueden dar por parte de alguien con determinadas intenciones y más, si son maliciosas.

Es fácil pensar que su hijo no será una víctima y obviamente, puede estar en lo cierto. Sin embargo, está ofreciendo información clave de carácter personal al fabricante y confiando en el buen hacer de ellos. Si bien pueden llegar a estar seguro de cómo gestionan sus datos, resulta mucho más interesante analizarlo desde el punto de vista de la gestión de riesgos. Basándonos es una pequeña investigación realizada, se ha descubierto que estos dispositivos no resultan ser seguros y, además, los datos provistos han resultados ser infringidos en algunos casos.

A pesar de todo lo comentado, los sitios webs y la información aportada para la venta de estos juguetes no refieren de ningún posible riesgo o protección. Tal vez, si deseamos comprar un “Smart Toy” para nuestros hijos, resulte más interesante esperar y ver cómo funcionan o evolucionan con el paso del tiempo. Mientras tanto, existen una gran variedad de juguetes no inteligentes que pueden seguir siendo muy interesantes para nuestros hijos y que claramente, no tienen este perfil de riesgo innecesario. Asimismo, valdría la pena también analizar los riegos de los dispositivos IoT como los que se encuentran en nuestros hogares y para ello, podemos acceder a la página web The Register donde se exponen los consejos para estos dispositivos por parte del FBI.

 
 
Back to Top
Para más información:
Contacta con nuestro equipo